Seleccionar página
El alquiler en Barcelona rompe la barrera de los 1.000 euros

El alquiler en Barcelona rompe la barrera de los 1.000 euros

En el tercer trimestre del 2019 los precios de los nuevos arrendamientos batieron un nuevo registro histórico.

Hace mucho tiempo que el precio de los alquileres en Barcelona y la mayoría de municipios de su área metropolitana no para de subir. Y bastante tiempo que algunos expertos –no todos– vienen anunciando que esos precios han tocado techo. Sin embargo, a juzgar por los datos oficiales que acaba de hacer públicos la Secretaria d’Habitatge de la Generalitat, correspondientes al tercer trimestre del 2019, queda claro que, en todo caso, se trata de un techo movible, que cada vez está más alto. Y es que, por primera vez en la historia, los nuevos alquileres firmados en la capital catalana en ese período (del 1 de julio al 30 de septiembre del año que acabamos de dejar atrás) han superado el listón de los 1.000 euros mensuales.

Mil cinco euros con 79 céntimos. Este es el precio medio de un nuevo contrato de alquiler en la ciudad de Barcelona. El resultado viene dado por el recuento de las fianzas depositadas obligatoriamente en el Institut Català del Sòl (Incasòl) cada vez que se cierra una operación de arrendamiento de una vivienda en el municipio. Es un 6% más que en el tercer trimestre del 2018 y supone batir el récord anterior, que ha tenido una vida fugaz: había quedado establecido en 968,89 euros en el segundo trimestre del 2019.

La Maternitat i Sant Ramon, el Poblenou y el Fort Pienc entran en el club de los barrios más caros.

Todos los distritos de Barcelona registran subidas respecto al mismo período del 2018 pero la intensidad de esas alzas varía en función del territorio. La más moderada (apenas un 1,17%) se da en el distrito más caro de la ciudad (Sarrià-Sant Gervasi) y las más fuertes se localizan en dos de las zonas más inflacionistas en materia de vivienda de los últimos años, Sant Martí (un 9,5%) y Gràcia (7,33%).

Si el analista situara la lupa sobre el mapa de Barcelona observaría que 18 de los 73 barrios de la ciudad rompieron en el período analizado esa barrera de los 1.000 euros mensuales. Respecto al anterior trimestre se incorporan a este club de los barrios con los alquileres más caros el Fort Pienc, la Maternitat i Sant Ramon y el Poblenou. Sólo en dos barrios de la capital catalana, la Trinitat Vella y Ciutat Meridiana, los precios bajaron de los 600 euros.

A falta de los datos del último trimestre puede darse ya por hecho que a lo largo de todo el 2019 se habrán firmado en Barcelona unos 50.000 nuevos contratos de alquiler, una cifra algo inferior a la del 2018. Se constata que desde hace tiempo la oferta real es muy inferior a la demanda potencial.

En la evolución de los alquileres en Barcelona habrá que esperar todavía bastante tiempo para certificar que la burbuja de precios va a estallar (cada vez son menos las familias que pueden permitírselo con sus ingresos). Asimismo, están por ver los posibles efectos de la aplicación del decreto de la Generalitat para mejorar el acceso a la vivienda anunciado en vísperas de la Navidad y de la concreción de las medidas apuntadas en el pacto de gobierno de izquierdas para España presentado la pasada semana por el PSOE y Unidas Podemos, que entre otras cosas abre la vía a la regulación del precio de la vivienda de alquiler en determinadas circunstancias.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20200103/472675598358/alquiler-pisos-barcelona-precios.html

España lanza una campaña contra la compraventa de productos falsificados por Internet

España lanza una campaña contra la compraventa de productos falsificados por Internet

La adquisición de productos falsificados no solo contribuye al desarrollo de una economía fraudulenta que vulnera los derechos de Propiedad Industrial y los derechos de la Competencia sino que además provoca la pérdida de las garantías legales y los derechos que asisten a los consumidores como, por ejemplo, a la restitución del bien en caso de falta de conformidad.

Al mismo tiempo y debido a que, por lo general, los productos falsificados no cumplen con la normativa de seguridad, suelen presentar una calidad inferior y representar un serio peligro para la salud.

En términos económicos, y según datos publicados en el Informe de situación 2019 de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO), España sufre unas pérdidas anuales debidas a las falsificaciones y piratería de 6.700 millones de euros, lo que supone el 10,6% de las ventas en los once sectores clave de la economía y 146 euros anuales a cada ciudadano español.

El foco de la campaña que pone en marcha el Gobierno de España se ha centrado en las compras online, ofreciendo un total de diez recomendaciones que ayudarán a identificar los productos falsificados en internet.

Diez recomendaciones antes de comprar vía online

  1. Comprobar la identidad del vendedor: el nombre de la tienda, su domicilio social así como sus datos de contacto (dirección, correo electrónico o teléfono y fax) normalmente publicados dentro del “Aviso Legal” y en las “Condiciones Generales” de la web. Las empresas cuyas páginas web terminen en “.be”, “es”, “.fr” o cualquier otra extensión de un país europeo no necesariamente tienen porqué estar ubicadas en la Unión Europea.
  2. Buscar opiniones de otros usuarios. Las que son excesivamente positivas o demasiado vagas pueden ser de la propia tienda online lo que constituiría una práctica ilegal.
  3. Investigar si la tienda tiene sellos de confianza en cuyo caso, comprobar en la página web de la empresa que lo otorga que la tienda en la que vamos a comprar dispone realmente de dicho sello.
  4. Evaluar el diseño de la web. Las páginas web con errores ortográficos o gramaticales, imágenes de mala calidad, o cuyo diseño no parecen muy profesionales pueden contener productos falsificados.
  5. Localizar los derechos del consumidor. La web debe contener información clara y suficiente sobre los derechos que asisten a los ciudadanos en materia de consumo tales como el derecho a desistir durante los primeros 14 días sin necesidad de justificar el motivo o el plazo de la garantía legal mínima.
  6. Comprobar que puede visualizarse el producto. La tienda online debe mostrar con calidad suficiente la imagen del producto en su totalidad con el fin de poder observar sus características.
  7. Comparar el precio total (impuestos incluidos) en distintas páginas web, así como los posibles gastos adicionales como los de envío, de embalaje especial o derechos de aduana. Un precio excesivamente bajo es motivo de sospecha.
  8. Verificar que la web es un canal de venta autorizado. Cotejar en la página web de la marca oficial que la tienda online donde se va a realizar la compra es un canal de venta autorizado.
  9. Asegurarse de que el medio de pago es seguro. Verificar que la URL de la web empiece con https, pagar preferentemente con una tarjeta de crédito y evitar las transferencias directas de dinero.
  10. Valorar el coste/beneficio de los productos reacondicionados. La garantía y la calidad de estos productos suelen ser distintas a las de los productos nuevos.

Fuente: https://cordobabn.com/2020/01/02/espana-lanza-una-campana-contra-la-compraventa-de-productos-falsificados-por-internet/