Seleccionar página
Oportunidades y retos en el nuevo marco para comprar medicamentos

Oportunidades y retos en el nuevo marco para comprar medicamentos

Las secciones de Derecho Sanitario y Farmacéutico y Derecho Administrativo del Colegio de Abogados de Madrid organizaron durante este mes una mesa de debate sobre la compra pública de medicamentos, en el que se abordaron los principales retos y oportunidades en este ámbito.

Entre los participantes en el debate se encontraban los directores legales y abogados de los mas importantes laboratorios de España, así como representantes de FarmaindustriaBiosim y otras organizaciones empresariales del sector, las cuales, como señaló el presidente de la Sección de Derecho Administrativo, Alberto Dorrego, representan a un sector «muy especial», porque una parte muy significativa de dichas compras hospitalarias vienen referidas a medicamentos innovadores con derechos de patente en vigor, cuya adquisición se realiza mediante procedimientos negociados por exclusividad que presentan «una problemática muy singular».

Por su parte, la presidenta de la Sección de Derecho Farmacéutico, Nuria Amarilla, se refirió a algunas de las novedades de la Ley de Contratos del Sector Público, que entró en vigor en 2018, como la correcta determinación de la necesidad institucional, además del papel de los criterios cualitativos (sociales, laborales, medioambientales y de innovación) en el proceso de compra pública en el sector farmacéutico.

En el debate intervinieron los abogados Jordi Faus, de Faus & Moliner, y Raquel Ballesteros, de Bird&Bird, así como Francisco Valero, coordinador de la Unidad de Estrategias de Aprovisionamiento del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa).

Valero insistió en que la nueva Ley ha mejorado los mecanismos de agregación de la demanda en la compra pública de medicamentos, facilitando los acuerdos marco de ámbito nacional y la operativa subsiguiente de los contratos derivados, «muy eficiente y ágil para los centros de compra». Destacó, no obstante, la necesidad de insistir y mejorar estos instrumentos «como vía de racionalización del gasto farmacéutico«.

Difícil encaje

Por su parte, Faus y Ballesteros analizaron diversos aspectos de la contratación pública farmacéutica, tanto en las licitaciones abiertas (con la problemática de la conformación de lotes por indicaciones y la organización de las licitaciones con biosimilares), como en los procesos de compra de medicamentos exclusivos. Ambos ponentes pusieron de relieve el complejo encaje de los procedimientos de fijación del precio de financiación por la CIMP y la posterior compra por los servicios de Salud de las CCAA y los hospitales, una dualidad que, subrayaron, «genera ineficientes costes administrativos» que «en muchas ocasiones resulta difícilmente explicable a los laboratorios extranjeros».

Además de esto, se abordó la cuestión de la financiación y el modelo de contratación de las terapias avanzadas, el inexorable camino hacia la integración de prestaciones en la compra pública (combinando en un mismo contrato medicamentos, servicios y tecnología), las dificultades y límites del pago por resultados y el espacio para la colaboración público-privada en el sector farmacéutico (los acuerdos de riesgo compartido).

Los ponentes habrían coincidido en poner de relieve las disfunciones que puede llegar a generar la pérdida de confidencialidad de los acuerdos de compra de medicamentos entre los laboratorios y los hospitales, que puede lesionar gravemente el interés público, la sostenibilidad del SNS y el derecho de acceso de los pacientes a los tratamientos mas innovadores. En este sentido, recuerdan que la vigente Ley de Contratos del Sector Público contempla mecanismos para preservar la confidencialidad en estos acuerdos de compra, que han de ser debidamente implementados. Por ello, destacaron como «muy positivo» el reciente cambio de orientación en este punto del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG), que se alinea con la doctrina que se viene asentando en los principales países de la UE.

Fuente: https://www.diariofarma.com/2019/10/09/autoridades-y-juristas-senalan-oportunidades-y-retos-en-el-nuevo-marco-para-comprar-medicamentos

Comprar una casa de 90 metros cuadrados ya supera los 300.000 euros en Madrid y Barcelona; alquilarla, los 1.400 euros

Comprar una casa de 90 metros cuadrados ya supera los 300.000 euros en Madrid y Barcelona; alquilarla, los 1.400 euros

Los españoles tienen que destinar en torno al 30% de sus ingresos para adquirir una vivienda en Barcelona (31%) y Madrid (27%), según un informe de Century 21.

Por detrás, destacan el desembolso que realizan en Palma de Mallorca y Bilbao, que tienen una tasa de endeudamiento que ronda el 27%. También destaca Sevilla, con una tasa del 19%.

Según el informe, Barcelona (1.059 euros mensuales) se sitúa a la cabeza como la capital que tiene una cuota más alta para comprar una vivienda de 90 metros cuadrados. Por detrás, le siguen Madrid (775 euros) y Bilbao (775 euros).

Sin embargo, Century 21 apunta que, no obstante, en todas las capitales, sin excepción, el valor de compra de una vivienda de estas características está por debajo de la capacidad financiera máxima aconsejada, según informa Europa Press.

Así, en Barcelona la mensualidad de compra de una vivienda de 90 metros cuadrados se sitúa por debajo del 5% de la capacidad financiera máxima aconsejada, mientras que en Madrid se encuentra en el -18%.

En Palma de Mallorca, Bilbao, Madrid y Barcelona adquirir una vivienda de 90 metros cuadrados supera los 200.000 euros y únicamente es superior a los 300.000 euros en la capital española y la ciudad Condal.

Sin embargo, al analizar las principales comunidades y regiones metropolitanas, se observa que el precio más caro para adquirir una vivienda de estas características se da en San Sebastián, donde un inmueble de 90 metros cuadrados cuesta unos 399.815 euros.

Por otro lado, el informe apunta que a excepción de Barcelona, el límite de capacidad financiera de las familias les permitiría adquirir un inmueble de más de 100 metros cuadrados en todas las capitales analizadas.

BRECHA ALQUILER COMPRA

En esta línea, el informe pone de relieve que existe una brecha existente entre la tasa de esfuerzo mensual destinada al alquiler frente a la de compra, ya que, según Century 21, en todas las ciudades analizadas es posible adquirir una vivienda con dimensiones superiores a las que permite el alquiler con una mensualidad equivalente a un tercio de los ingresos disponibles.

Concretamente, respecto al alquiler, Century 21 ha resaltado que los precios de los alquileres en las capitales varían entre los 4,2 euros por metro cuadrado que se recogen en Mérida y los 16,5 euros por metro cuadrado de Barcelona.

Por encima de los 10 euros por metro cuadrado se encuentran Madrid (15,8 euros), Bilbao (11,7 euros) y Palma de Mallorca (11,4 euros por metro cuadrado).

Además, Barcelona y Madrid sobresalen con respecto a las demás capitales analizadas, ya que los alquileres de viviendas de 90 metros cuadrados se encuentran en estas dos capitales por encima de los 1.400 euros mensuales.

Respecto a la tasa de endeudamiento, de nuevo, Barcelona (44%), Madrid (40%) y Palma de Mallorca (34%) destacan por presentar tasas de endeudamiento para arrendar por encima de lo deseable. Además, son las tres capitales donde alquilar una vivienda adecuada al nivel de ingresos implica tener que prescindir de metros cuadrados.

Al comparar el alquiler con la compra, se observa que, en general, adquirir una casa de 90 metros cuadrados implica una carga mensual de entre un 20% y un 29% por debajo de las cifras de alquileres que se aplican en ese mismo mercado.

LA RENTABILIDAD BRUTA DEL ALQUILER CRECE UN 5,51%

Por otro lado, la rentabilidad bruta del alquiler en España se situó en el 5,51% en el tercer trimestre del año, según se desprende de la estadística trimestral de pisos.com.

En concreto, el portal inmobiliario ha explicado que este porcentaje se obtiene al tener en cuenta que el precio medio de compra de una vivienda en España en el tercer trimestre fue de 213.696 euros y la renta media mensual de 982 euros, por lo que los propietarios obtuvieron un total de 11.784 euros brutos anuales.

En comparación con el mismo trimestre del año anterior, se ha registrado un leve aumento de la rentabilidad, ya que en el periodo de julio a septiembre de 2018, la rentabilidad media bruta del alquiler fue de nueve centésimas inferior a la de este año (5,42%).

Por comunidades autónomas, la rentabilidad bruta de viviendas en alquiler en España oscila entre la rentabilidad del 6,46% registrada en Aragón al 3,38% de Baleares.

Las rentabilidades más altas en el tercer trimestre del año se han registrado en AragónCastilla-La Mancha, MurciaNavarra Comunidad Valenciana, mientras que en la parte baja del ranking se encuentran La Rioja, Andalucía Baleares, «por el elevado precio de compra de las propiedades y su elevada superficie», según pisos.com.

En Madrid Cataluña, que ocupan el décimo y el décimo cuarto puesto, las rentabilidades han sido del 5,1% y del 5,5%, respectivamente.

No obstante, el portal inmobiliario ha afirmado que estas dos comunidades autónomas registran los niveles más altos de precios de compra a nivel nacional, pero las rentas altas mensuales que perciben los propietarios de estas dos regiones por el alquiler de su vivienda «les permiten compensar la inversión inicial efectuada en la compra del activo».

El director de estudios de pisos.com, Ferran Font, ha resaltado que el ritmo del mercado inmobiliario español depende del interés de los inversores inmobiliarios y de los ingresos que obtienen a partir de la compra y posterior alquiler de una vivienda.

Fuente: https://www.elmundo.es/economia/vivienda/2019/10/16/5da6e40a21efa0257a8b466d.html

Barcelona y Madrid figuran entre las 100 ciudades más caras del mundo

Barcelona y Madrid figuran entre las 100 ciudades más caras del mundo

Son caras, pero también dinámicas, atractivas, conectadas, visitadas y hashtageadas. Estos son algunos de los otros ‘títulos’ que comparten Barcelona y Madrid.

Barcelona y Madrid. Madrid y Barcelona. Ciudades habituales a la hora de figurar en las listas de ‘más’, si bien no siempre en el ranking deseado por sus habitantes. Uno de los más recientes ha sido el elaborado por el Índice Dynamic Cities, que ha evaluado las urbes con más capacidad para atraer y retener talento, situando Londres, París, Cambridge, Berlín y Ámsterdam en la cúspide de las 20 ciudades europeas más dinámicas, y las españolas se han colado.

Un dinamismo del que, casi inevitablemente, deriva una métrica en la que ambas capitales también destacan, y no solo de España o de Europa, del mundo. Madrid y Barcelona se encuentran entre las 100 ciudades más caras para vivir según el ranking elaborado por Mercer, la mayor empresa mundial de recursos humanos. Un estudio que ha puesto en valor el coste de vida de sus habitantes, el precio de la vivienda o el de la luz y el agua, entre otros.

Transporte, ropa, comida o alcohol son otros de los ‘básicos’ que se han evaluado para determinar las 100 ciudades más caras para vivir del mundo. En concreto, Madrid ocupa el puesto 82, un descenso bastante acusado después de haber llegado a ser la número 64 el año pasado. La capital se encuentra al mismo nivel que Bruselas, Melbourne, Santiago de Chile o Berlín. Por su parte, Barcelona ha pasado de la posición 79 en 2018 a la 91, equiparándose con Detroit o Dusseldorf.

Las más caras para comprar

Si ponemos el foco en el precio del metro cuadrado y reducimos el ámbito al estatal, en Madrid y Barcelona se encuentran las calles y distritos más caros. Según Idealista, en la Ciudad Condal se encuentra la segunda calle con el metro cuadrado más elevado de España (la primera es la Urbanización Coto Zagaleta, en Málaga). Concretamente, la inmobiliaria la ha situado en la Avinguda del Tibidabo con un precio medio de 5.858.750 euros por vivienda. En tercer puesto, el Paseo de la Marquesa Viuda de Aldama, en La Moraleja, con 5.700.000 euros.

El alquiler no dista mucho de esta clasificación si se toman como referencia los datos facilitados por el Observatorio de Vivienda y Suelo publicados por el Ministerio de Fomento. Según este organismo, Barcelona es la capital más cara para alquilar un piso con una renta media que está en los 930 euros al mes. Algo por debajo figura Madrid, con 865 euros, aunque hay que tener en cuenta que el precio medio del alquiler subió un 15,1% el año pasado solo en la Comunidad de Madrid.

Las más caras para compartir

No solo alquilar, también compartir piso es caro en las dos ciudades. Es lo que pone de relieve el análisis de Fotocasa que sitúa Barcelona y Madrid como las ciudades más caras para alquilar una habitación con un precio de 491 euros al mes y 410 euros al mes, respectivamente. No obstante, el portal también comparte que en ambas ciudades y respecto al pasado año, el precio de las habitaciones ha caído ligeramente. En concreto, un -3,4% en la Ciudad Condal y un -4,2% en la capital.

Precios elevados que, sin embargo, no las desbancan como polo de atracción para las inversiones. A principios de año, un estudio elaborado por la consultora PwC apuntaba que ambas ciudades se posicionarían este año también entre las 30 ciudades europeas más atractivas para invertir en el mercado inmobiliario. En concreto, Madrid se coloca en la cuarta posición, solo por detrás de Lisboa, Berlín y Dublín. Algo más lejos, Barcelona, en la posición 27.

Las más #hashtageadas

El turismo es otro de los factores que determina en buena medida la posición de ambas ciudades, más si tenemos en cuenta que Barcelona y Madrid también se sitúan como únicas ciudades españolas entre las 35 más atractivas para los turistas internacionales, según el estudio ‘Global Destination Cities Index 2019’, que elabora anualmente Mastercard. Barcelona, con nueve millones de turistas en 2018, ha escalado un puesto, hasta el decimoséptimo. Madrid ocupa el puesto 32.

Quizá por esto, Madrid y Barcelona también figuran en el top de los lugares más mencionados en redes sociales con la etiqueta #VisitSpain. Además, tres de cada cuatro mensajes con este ‘hashtag’ impulsado por Turespaña contienen emociones positivas, según un estudio de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), que ha analizado más de 178.000 tuits y retuits. Un ‘engagement’ en el que seguro que incide la amplia oferta cultural que ofrecen ambas ciudades.

De hecho, en la oferta cultural encontramos el primer empate técnico, estimado por el buscador de alquileres vacacionales Holidu. Con 84 teatros, la capital se revela como el mejor destino para los amantes de las artes escénicas, frente a los 56 de Barcelona. La Ciudad Condal, por su parte, cuenta con 104 museos frente a los 89 de Madrid y con 181 galerías frente a las 168. Números que si bien no abaratan el coste de vida, sí aumentan el orgullo de sus habitantes.

FUENTE: https://www.lavanguardia.com/vida/20191010/47872080157/barcelona-madrid-entre-100-ciudades-caras-mundo-brl.html